Adversidad 1.0

¡Qué maravillosa noticia! Vas a ser papá, debemos prepararnos, para los antojos, el baby shower, los cursos de preparación para el parto… un momento… no siempre el embarazo es lo que uno quisiera… hoy quiero contarles de las dificultades que tuvimos que pasar durante los meses de gestación de nuestro bebé.

Los días posteriores a la noticia todo parece ir bien, le contás a tus familiares, gente más cercana y como es lo habitual se emocionan y se sienten felices. De momento es un embarazo normal, se acerca las primeras 5 semanas de embarazo y un día domingo por la mañana mientras estábamos comprando algunas cosillas en la feria del agricultor  mi esposa siente como si le hubiera “bajado algo”, no le dimos demasiada importancia y seguimos comprando, pasamos a un supermercado cercano,  nuevamente sintió que le bajaba algo, fue en ese momento cuando se dio cuenta que algo andaba mal.

¿Qué hacés en un momento así? recuerdo tratar de no asustarme para que ella no se pusiera más nerviosa, de pronto lo que habías pensando acerca de un bebé cambia, no se trata de cursos preparatorios, ni de baby shower, se trata de una lucha por sobrevivir. 

Ese mismo día el médico le realiza un ultrasonido, en la pantalla solo vemos manchas negras y de pronto, en un movimiento de la mano del especialista se escucha por los parlantes que están unidos a la máquina, a máxima velocidad…

Pum, pum, pum, pum, pum, pum

Sí, es el corazón, es solo un puntito en esa gran pantalla, con movimientos rítmicos y acelerados, es el vida haciendo su trabajo perfecto.

Pero esa emoción indescriptible que sentí, de pronto es embargada por un sentimiento de angustia, cuando el médico dice: “tiene unos hematomas muy grandes y hay pocas esperanzas, solo toca guardar reposo, el saquito donde está bebé está a punto de desprenderse”

No voy a olvidar el momento que el médico dijo: “el mayor esfuerzo que puede hacer es levantar la mano para agarrar el control remoto y cambiar canales”

Es lo que llaman reposo absoluto, todo cambia en ese momento, a las tareas del hogar hay que sumarle el cuidado de mi pareja, pero no perdemos la fe y seguimos avanzando, me empiezo a sentir frustrado, porque no está en mis manos cambiar o al menos tratar de ayudar a cambiar la situación actual, solo toca aguantar y ayudar en todo lo que pueda, mi proridad es evitar que se mueva lo máximo posible.

El aburrimiento para mo esposa también es pesado, estar en una cama todo el día es cansado y desesperante, pero debemos seguir adelante hasta donde podamos…

Al final de esta entrada decidí dejarlo hasta acá para no cansarlos con toda la historia, próximamente vendrá la entrada Adversidad 2.0, nos vemos pronto

Foto destacada: Anciano en pena, Vincent van Gogh

Publicado por

Alvaro

Padre primerizo, enamorado de la vida, de mi familia, de la música, feliz con los milagros que nos ofrece un nuevo amanecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s