Buenas noches…

Mientras avanza la incapacidad aumenta el sangrado, en lugar de dar una sensación de mejoría parece que se va complicando.

Toca una vez más ir al médico pero esta vez con carácter de urgencia. Cada vez que orina hay mucha sangre y aparecen más y más contracciones, apenas estamos en el séptimo mes.

El médico realiza el ultrasonido y nos dice que es necesario internamiento, nos vamos para el hospital; eso fue alrededor de las 5 de la tarde. Es la primera vez durante el embarazo que no estamos juntos.

Regreso a la casa solo, nunca había tenido que dejarla internada por alguna situación médica; como siempre Toby y Sally (nuestros perros) esperan alegres, pero la casa se siente distinta, vacía, hay un aire de desolación. No tengo ganas de nada y lo único que deseo es que mi esposa y el pequeñito estén de regreso.

Nuestro dormitorio está tan oscuro y da una sensación de espacioso que abruma, la cama se siente fría al tacto. Es inevitable, las lágrimas empiezan a brotar más y más, la impotencia es mucha, el enojo, soledad, todo se junta para formar un cúmulo de emociones que están sin control.

Al rato de llorar, me siento un poco mejor, al menos he podido desahogarme para tratar de ver las cosas de forma más optimista, mañana nos espera un nuevo día.

Buenas noches Luchi, buenas noches pequeñito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s